La flexibilidad ante una negociación

Por Gabriela Kary
0 Comentarios

La flexibilidad ante una negociación se puede definir como la capacidad para adaptarse y trabajar en distintas situaciones y con personas diversas. Es la habilidad para adaptarse a los entornos laborales, a los constantes cambios que se dan en él, y supone entender y valorar posturas distintas o puntos de vista encontrados.

Quien es flexible, escucha, analiza, valora y se adapta e intenta dar lo mejor de sí por el bien del objetivo de su puesto de trabajo y de las necesidades del cliente.

Es válida también para adaptarse a un nuevo puesto de trabajo, para trabajar de cara al público o para adaptarse a funciones o actividades nuevas requeridas en su puesto de trabajo.

Un nivel bajo de flexibilidad ante una negociación implica:

  • Dificultad para adaptar metodologías o planes de actuación ante una nueva situación. Las personas que tienen poca flexibilidad aplican los mismos actos para situaciones que requieren un plan distinto.
  • Dificultad para comprender cambios de contexto.
  • Falta de disposición para adaptarse a situaciones, personas o ámbitos cambiantes.
  • Esta rigidez también se aplica cuando se requiere abrir la mente para entender al otro.
  • Obstaculizar o ralentizar la velocidad de adaptación o de aprendizaje.
  • Un aprendizaje más bajo.
  • Tratar de forma no adecuada al cliente, no entender sus motivos y dificultar la negociación.
  • Analizar las nuevas situaciones o el cambio como amenaza.

Un nivel alto de flexibilidad ante una negociación implica:

  • Anticipar con facilidad los cambios de contexto, y permitir la prevención de conflictos y adaptarse a nuevas situaciones.
  • Tener interés de conocer al otro, conocer al cliente y adaptarse a sus necesidades, y así integrar el nuevo conocimiento surgido.
  • Poder modificar los objetivos de la organización según se requiera, y poder modificar metodologías, estrategias y planes de actuación, según corresponda.
  • Adaptarse con facilidad a un nuevo trabajo.
  • Analizar la nuevas situaciones como una oportunidad.

Hay que tener en cuenta que a muchas de estas conductas que se observan el candidato no las menciona, pero su comunicación no verbal, sí. Aunque, a veces, también se comentan directamente.

Por todo ello, es sumamente importante trabajar en la flexibilidad. Adaptarse más fácilmente a los cambios. Analizar las nuevas situaciones. Escuchar a las personas y desechar prejuicios, que todo el mundo tiene, en mayor o menor grado.

La flexibilidad es necesaria en todos los ámbitos.

0 Comentarios
0

También te puede interesar

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?